Un fuerte viento precedió a la llegada de la lluvia y ese viento levantó una pileta que se encontraba en un domicilio de calle Lojo de América. Fue tanta la fuerza del viento que la pileta que se encontraba desde el día anterior en un terreno aledaño a la casa terminó en el techo de la vivienda competamente doblada.

A raíz de esta situación fue necesaria la presencia de una dotación de Bomberos Voluntarios de Rivadavia que salió desde el cuartel de calle Alem para ayudar a la familia en cuestión.

Fuente: Diario Líder.