El reelecto gobernador bonaerense, Axel Kicillof, se comprometió hoy a “seguir transformando la Provincia” y a garantizar “más derechos y más Estado”, a la vez que volvió a reclamar los puntos de coparticipación en función de lo que aporta el territorio provincial, tras jurar para un segundo mandato al frente del Ejecutivo ante la Asamblea Legislativa en La Plata. En 35 minutos dejó diferentes frases destacadas:

“No soy el gobernador de una isla. Soy gobernador de casi el 40% de los argentinos cuya calidad de vida depende en mucho de lo que haga o deje de hacer el gobierno nacional. Sin embargo, la realidad es que a nivel nacional se perdió una elección y en una primera opinión sobre el resultado electoral creo que se lograron muchos avances, pero creo también que faltó más rebeldía, que faltó más justicia social, que faltó más distribución de la riqueza, que faltó más igualdad”.

“Sabemos que nos tocó transitar cuatro años extremadamente difíciles, en los que atravesamos sucesos inesperados e inéditos, algunos de ellos enormemente dolorosos. Sin embargo, hoy estamos acá: firmes como siempre y resueltos a seguir adelante”.

“Agradezco a una persona que admiro demasiado. Gracias Cristina por estar” Y agrego sobre los años en el poder de ella y Néstor: “Esos 12 años no deben ser fuente de nostalgia o melancolía, deben ser convertidos en un manual de cómo gobernar con coraje y amor a la Patria en favor de las grandes mayorías”.

“Los bonaerenses respaldaron lo que se hizo: las nuevas escuelas, nuevos centros de salud, obra pública, la gestión en seguridad, y lo realizado en cada área. Gracias a ese amplio respaldo recuperamos 16 municipios para alcanzar un total de 84. La provincia se pintó de celeste”.

“Esta reelección se produce en circunstancias de malestar social. Se valoró lo que realizamos en circunstancias complejas. Se votó para proseguir la transformación de la provincia. Nos eligiendo para seguir transformando. Ese es el contrato que vamos a honrar en los cuatro años”.

“Este año cumplimos 40 años de democracia sin interrupciones. Celebro algunos gestos pacificadores que tuvo estos últimos días el nuevo Presidente, pero expreso mi enérgico repudio para cualquier discurso que estimule el odio y el rencor entre argentinos”.

“Tomo esta reelección con emoción pero sin exitismo. Los bonaerenses evaluaron que lo que falta en viviendas, educación, salud,  no se consigue ni con motosierra ni ajuste. Pero sobre todo dijeron que no sobran derechos, que no sobra Estado; al revés, hacen falta más derechos, hace falta más y mejor Estado”.

“Más allá del compromiso solidario que nuestra provincia tiene con las restantes provincias, esta situación constituye una enorme injusticia: aportamos casi el 40% de la coparticipación y recibimos poco más del 20%”.

“Con semejante desproporción entre lo que producimos, aportamos y recibimos, es imposible dar respuestas adecuadas. Hago una invitación a todos los partidos: lo que nos toca como dirigentes bonaerenses es recuperar los recursos que le fueron quitados a nuestra provincia”.

“La justicia social no es una aberración, las Malvinas son irrenunciablemente argentinas y el genocidio nunca más”. (DIB)